Ajustes a tiempo

Eficiencia es  una  palabra  que  solemos  usar  para  referirnos  a  cuando  se  hacen  bien  las  cosas.  Es  la  capacidad  para  realizar  o  cumplir  adecuadamente  una  función.  Eso  es  lo  que  busca  el  agricultor  al  momento  de  invertir  en  tecnología:  que  los  procesos  mejoren  y,  sobre  todo,  que sean  bien  hechos.

No  es  un  secreto  el  costo  de  los  fertilizantes.  Es  un  insumo  del  cual  dependerá  una  siembra  exitosa  y  una  cosecha  que  cumpla  con  las  expectativas.  Fertilizar  requiere  hacerlo  con  precisión,  información  y  de  manera  oportuna,  no  antes  ni  después.

Hoy  el  productor  usa  y  requiere  tecnología  que  impacta  positivamente  en  sus  costos  y  en  el  medio  ambiente.  Necesita precisión  para  optimizar  sus  costos,  lo  que  luego  se  verá  reflejado  en  el  buen  resultado  de  las  cosechas.

MANTENCIÓN  PREVENTIVA 

El  desarrollo  tecnológico  permite  al  productor  distribuir  el  fertilizante  en  la  cantidad  y  ubicación  deseada  y  de  acuerdo  a  la  necesidad  del  cultivo.  Eso  lo  hemos  visto  en  el  uso  de  los  GPS,  que  requieren  que  el  operador  esté  muy  bien  instruido  porque  son  herramientas  amplias  y  con  múltiples  configuraciones  por  lo  que  el  éxito  en  su  uso  dependerá  del  conocimiento  de  quien  lo  implementa.

Es  clave  que  el  equipo  esté  siempre  en  óptimas  condiciones  de  calibración.  A  la  vez,  que  el  operador  pueda  ajustarlo  adecuadamente  al  momento  de  estar  en  el  campo.  Cuando  eso  no  ocurre,  se  puede  aplicar  más  o  menos  fertilizante,  lo  cual  aumentará  el  costo  de  producción  y  le  restará  eficiencia  al  cultivo.  Por  eso  la  mirada  está  en  la  facilidad  de  calibrar  el  equipo.  Desde  ahí  se  parte.  Cuando  no  están  calibradas,  es  fácil  darse  cuenta  del  ostensible  aumento  en  la  dosificación  del  fertilizante  o  bien  de  cuánto  sobra  y  no  fue  aplicado.

Los  fertilizantes  son  abrasivos,  por  eso  hay  que  estar  revisando  las  distintas  partes  y  piezas,  ya  que  una  paleta  gastada  impactará  en  la  precisión  del  equipo.  Si está  gastada,  se  debe  cambiar  de  inmediato.

Preocuparse  de  esto  es  clave.  Evitará  que  sufra  el  bolsillo  del  productor.  ¿Qué  recomendamos?  Lo  principal  es  anticiparse.  Previo  a  la  temporada  de  fertilización,  la  revisión  debe  centrarse  en  los  actuadores,  motores  que  abren  y  cierran  las  compuertas  de  la  fertilizadora,  fijándose  que  estén  calibrados  en  forma  óptima  para  que  dosifiquen  de  acuerdo  a  lo  requerido;  efectuar  una  mantención  preventiva  con  el  servicio  técnico;  y  se  recomienda  ver  el  estado  de  los  elementos  de  desgaste  de  la  máquina,  como  las  paletas.

La  mantención  preventiva  en  servicio  técnico  contribuirá  a  hacer  revisión  acuciosa  del  equipo  y,  sobre  todo,  a  calibrarlo  en  forma  electrónica  para  regular  los  actuadores  en  forma  precisa  para  que  la  máquina  dosifique  adecuadamente.

EN  TEMPORADA

Durante  la  temporada,  el  operario  tiene  que  revisar  visualmente  la  tolva  (donde  se  almacena  el  fertilizante),  las  compuertas  y  los  discos  de  dispersión.  Por  ejemplo,  observar  los  agitadores  del  sistema  de  dosificación  para  ver  que  estén  impulsando  el  fertilizante  en  forma  correcta.  Poseen  un  movimiento  característico  y,  si  éste  no  es  correcto,  se  requerirá  reemplazarlos.

La  cantidad  de  fertilizante  puede  ser  regulada  a  través  de  un  sistema  de  caudal  fijo  o  mediante  un  caudal  variable.  En  el  primer  caso,  la  dosificación  que  se  establezca  irá  en  función  de  una  velocidad  fija,  la  cual  no  puede  cambiar durante  la  operación.  En  tanto,  en  el  caudal  variable,  la  dosificación  que  se  establezca  irá  en  función  de  una  velocidad  variable.  Estos  sistemas  están  apoyados  por  el  computador  del  equipo.

Ambos  sistemas  requieren  la  definición  del  factor  de  flujo  del  fertilizante  que  se  obtiene  a  través  de  una  prueba  de  giro,  en  la  cual  se  recibe  el  fertilizante  que  entrega  el  equipo  en  un  tiempo  determinado  con  una  apertura  definida,  que  se  recoge  y  pesa.  El  problema  de  ambos  sistemas  (caudal  fijo  y  variable)  es  que  el  factor  de  flujo  considerado  es  constante,  pero  en  realidad  dependiendo  de  la  temperatura,  humedad  ambiental  y  las  condiciones  físicas  del  mismo  fertilizante  pueden  variar,  tratándose  de  un  fertilizante  de  las  mismas  características  químicas.    Vale  decir,  el  factor  de  flujo  del  mismo  fertilizante  no  es  idéntico  todos  los  días  y  a  diferentes  horas  del  día.  Equipos  más  avanzados  utilizan  por  esta  razón  un  sistema  de  pesaje  que  determina  de  forma  continua  el  factor  de  flujo  automáticamente  y,  por  lo  tanto,  la  prueba  de  giro  no  es  necesaria.  Si  bien  es  un  gran  avance  dado  que  permite  fertilizar  todos  los  días  y  a  toda  hora  la  misma  cantidad  de  fertilizante,  este  sistema  igualmente  tiene  sus  limitaciones  como  las  pendientes,  vibraciones,  etc.

En  algunos  casos  estas  restricciones  se  superan  con  un  sistema  de  control  electrónico  del  flujo,  que  en  vez  de  considerar  la  reducción  del  peso  del  equipo  completo,  mide  independiente  en  cada  disco  el  torque  que  se  requiere  para  hacer  girar  los  discos  de  distribución  y,  en  base  a  eso,  se  puede  definir  con  exactitud  el  caudal  de  flujo  y  así  la  cantidad  de  ferti

ANCHO  DE  TRABAJO

Después  de  la  calibración  de  la  cantidad  del  fertilizante,  el  factor  más  relevante  es  la  calibración  del  ancho  de  trabajo  para  evitar  la  sobrefertilización  y  traslapes  innecesarios.  Por  eso  el  operador  debe  regular  el  ancho  que,  en  algunos  modelos,  se  regula  fijando  el  punto  de  caída  y  seleccionando  el  disco  indicado.  Existen  varios  tipos  de  discos  que  tienen  un  límite  de  ancho  de  trabajo,  punto  a  tomar  en  cuenta  al  momento  de  regular  el  equipo.

Por  ejemplo,  en  el  modelo  AXIS  de  Rauch,  el  ancho  de  trabajo  variará  entre  12  y  42  metros,  para  lo  cual  existen  distintos  tipos  de  discos  de  dispersión.  Pero  aparte  de  la  selección  de  los  discos,  deben  ser  considerados  el  ajuste  de  las  paletas,  la  altura,  la  inclinación,  las  revoluciones  y  las  características  del  fertilizante.  La  recomendación  está  en  usar  y  conocer  la  información  que  entregan  las  tablas  de  fertilización  del  fabricante.

Pero  después  de  toda  teoría  se  recomienda  el  test  de  bandejas,  cuyo  objetivo  es  verificar  la  homogeneidad  de  la  aplicación  y  el  ancho  real  de  trabajo.  Se  trata  de  una  prueba  con  la  máquina  en  operaciones.  Se  instalan  bandejas  en  distintos  puntos  del  campo  y  luego  se  fertiliza  sobre  ellas.  El  fertilizante  recogido  en  cada  bandeja  se  mide  y  compara  en  una  pipeta,  con  el  objetivo  de  que  la  aplicación  sea  lo  más  homogénea  posible.  Así  se  puede  corregir  en  terreno  y  optimizar  la  operación.  Una  mantención  adecuada  requerirá  limpieza  después  de  cada  utilización  para  no  dejar  residuos  de  fertilizante  en  la  tolva,  compuerta  y  discos,  dado  lo  corrosivo  de  estos  elementos.  Lavar  con  un  chorro  suave  de  agua  es  un  método  simple.  Hay  que  limpiar  las  esquinas  y  lugares  donde  puedan  quedar  residuos  de  fertilizante,  el  cual  se  endurece  y  corroe  los  metales,  así  como  dificultar  e  impedir  la  operación  correcta  de  la  compuerta.  Para  todos  estos  procesos  es  importante  que  haya  buena  comunicación  entre  operador,  agricultor  y  el  servicio  técnico.  Que  se  esté  atento  a  calibrar  bien  la  fertilizadora,  porque  es  una  labor  simple  y  sencilla,  pero  de  alto  impacto  en  lo  productivo,  al  igual  que  el  mantenimiento  preventivo.

Las  ventanas  climáticas  para  procesos agrícolas  como  la  fertilización  y  la  siembra  son  muy  breves  y  precisos.  Por  eso  los  equipos  deben  estar  correctamente  calibrados  y  ajustados  para  poder  aprovechar  esos  períodos  cortos  de  tiempo.  Los  atrasos  cuestan  plata.  Mantener  un  equipo  en  buenas  condiciones,  regulado  y  disponible  es  una  garantía  de  mayor  rendimiento,  ahorro  en  plata  y  evitar  dolores  de  cabeza  posteriores.  Fallas  en  plena  faena  pueden  ser  evitables  y  por  eso  una  mantención  a  tiempo  contribuirá  a  la  precisión  y  buen  uso  de  los  recursos.

Deja un comentario