Agricultura vertical: Un nuevo sector “caliente” para inversionistas

Agricultura vertical: Un nuevo sector “caliente” para inversionistas

Uno de los campos más prometedores en la agricultura por estos días consiste en cultivar plantas puertas adentro en niveles, apilados en anaqueles, en bodegas sin utilizar o en edificios de múltiples pisos.

Se llama agricultura vertical, y un número cada vez mayor de sofisticados inversionistas (firmas de capital de riesgo y crecimiento por un lado, y jugadores estratégicos como empresas de alimentos que buscan alinearse a la nueva tendencia por el otro lado) creen que estas fábricas de alimentos de la Nueva Era podrían transformar el negocio agrícola.

Imagina una temporada de 365 días sin sequía, heladas o infestaciones, o cultivar varias más cabezas de lechuga por superficie horizontal, ya que se puede cultivar en anaqueles que se extienden hasta el techo de la bodega. Adiós a las planicies de frutales, hola a la hidroponía de gran altura.

La tecnología de la agricultura vertical toma ventaja de años de investigación y desarrollo en fotosíntesis y “medios de cultivo”. De hecho, las plantas que se cultivan puertas adentro no se cultivan en el tradicional suelo, sino en otras sustancias. Súmale el costo cada vez menor de la iluminación LED, además de cambiar el gusto del consumidor por alimentos más saludables y seguros, y tienes una tendencia en proceso.

Ventajas: Hay un clima controlado. Las plantas se pueden cultivar en menos espacio y más cerca del mercado, lo que reduce los costos de transporte. También se requiere de menos agua, la cual puede ser reciclada. Hay además una necesidad disminuida -o no necesidad en absoluto- de suelo y fertilizantes. Y hay más, a veces muchas más, cosechas potenciales por año, así como rendimientos más altos.

Entre las desventajas cuentan el costo de construcción, y dependiendo del sistema, cuentas de electricidad más altas. Dicho esto, los sistemas LED más nuevos están abaratando los costos energéticos. En algunas ciudades, también, los huertos tradicionales y otras formas de huertos urbanos -como cultivos en techos o lotes baldíos- pueden encontrarse a tan sólo 60 o 100 millas más lejos, lo suficientemente cerca para competir con los huertos verticales.

Varios proyectos de agricultura vertical han surgido en varias ciudades de Norteamérica así como también en Holanda, Escandinavia, Alemania, Corea, Japón, Abu Dhabi y Singapur, entre otros. Los huertos son económicamente viables sin necesidad de subsidios sólo en países ricos debido al costo de la tecnología, los bajos volúmenes y el alto costo asociado a la producción.

La escalabilidad es vital para un huerto vertical, y ha sido el desafío más grande para la tecnología. Una operación requiere producir una cosecha tal que sea rentable para vender a grandes cadenas de alimentos y no sólo a mercados de nicho especializados .

Material traducido por Agriculturers.com

FUENTE: cnbc.com

Deja un comentario