Agricultura urbana: desde cultivos en tejados y azoteas a huertos comunitarios

Agricultura urbana: desde cultivos en tejados y azoteas a huertos comunitarios

Este tipo de agricultura a escala reducida despierta cada día más interés.

La agricultura urbana despierta cada día más interés teniendo en cuenta que al menos el 55% de la población mundial vive en zonas urbanas y el 80% de los alimentos producidos se destina al consumo en esos espacios, tal y como señala la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. El Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2) -centro mixto Universidad de Zaragoza-CITA- aborda esta temática en su nueva publicación de la ‘Escuela de Familias en Agroalimentación’.

Según explica el IA2, este tipo de agricultura es la que se desarrolla en el entorno urbano de la ciudad, aunque también se puede encontrar en terrenos de la periferia no destinados al desarrollo urbanístico. “Se trata de una agricultura a escala reducida cuyas actividades agrícolas suelen tener como finalidad el autoconsumo, el ocio, la educación y sensibilización medioambiental o actividades muy especializadas como viveros de plantas ornamentales en los parques, producción de hierbas y plantas medicinales en los tejados o producción de setas en los sótanos, entre otras”, indica. Estas son algunas de las modalidades de agricultura urbana:

Huertos urbanos

Presentes en muchas urbes, se trata de huertos comunitarios, escolares y otros tipos de huertos municipales o privadosZaragoza cuenta con más de 1.100 huertos urbanos municipales sin tener en cuenta aquellos que son de uso privado, según datos de 2019. Por lo general se cultivan verduras, hierbas aromáticas o frutas. Además, son también otra buena idea para crear espacios de entretenimiento para los mayores o cohesión de la comunidad.

Cultivos en azoteas y tejados

Tanto al aire libre como en el interior de invernaderos, los cultivos en los tejados y azoteas tienen la ventaja de que proporcionan aislamiento acústico y térmico a la edificación, con la consiguiente reducción del gasto energético. Algunos restaurantes se están apuntando a esta modalidad de agricultura urbana como es el caso del hotel Wellington de Madrid, con un huerto en la azotea del establecimiento en pleno corazón de la capital española.

Cultivos verticales

Se trata de cultivos de interior en edificios altos, que funcionan como invernaderos de grandes dimensiones. Por lo general, no se utiliza el suelo como sustrato principal y se recurre a prácticas innovadoras como la hidroponía (cultivo de plantas en soluciones minerales con nutrientes agregados, pero sin tierra). Como resalta el IA2, requiere un alto grado de tecnificación.

Micro-farming

Se practica a escala doméstica en pequeños espacios de la casa -balcón, alféizar, sótano y cocina- o en zonas exteriores -terraza, jardín o patio-. Principalmente se cultivan hortalizas, hierbas aromáticas y medicinales con destino al autoconsumo. Es el tipo de agricultura urbana más extendida. Siempre que se quiera cultivar en un espacio es importante dibujar un plano, marcar la orientación solar, destacar las zonas de sombra y de sol directo.

FUENTE

Deja un comentario