Agricultura orgánica urbana

Si la agricultura orgánica tuviera lugar en la ciudad, cada vez más personas podrían apreciar sus beneficios, tanto en términos de calidad de los productos como en la protección del medio ambiente. Cada vez hay más ejemplos de agricultores urbanos que tratan sus cultivos con técnicas orgánicas, como se desprende de la investigación de Klaus Lorenz, un investigador de la Universidad Estatal de Ohio, que ha dedicado un breve estudio a la agricultura orgánica urbana.

En su estudio titulado «Organic Urban Agriculture», el autor señala que hasta un 5% de toda la tierra dedicada a la agricultura la encontramos en las ciudades, siendo ésta considerada precisamente como cultivo urbano. Sin embargo, este tipo de agricultura se enfrenta a numerosos retos, que son fundamentalmente la calidad del terreno, el aire y el agua. A pesar de las dificultades, cada vez más personas están dispuestas a experimentar con ella.

Las decisiones más importantes que hay que tomar, para poder disfrutar de una agricultura orgánica urbana eficaz, pasan por tener que organizarse como si estuviéramos en una graja urbana. Por ejemplo, estar lejos de las granjas de animales y del campo dificulta el acceso a ciertos recursos, como pueden ser los residuos biológicos de los animales. Pero desde otro punto de vista, los residuos orgánicos – como los restos de los alimentos – de los ciudadanos podrían ser utilizados como abono orgánico. Se trata de un sistema que permite a los ciudadanos tener una colaboración directa con el agricultor, una experiencia que puede acercar a la gente a la agricultura orgánica.

FUENTE

Deja un comentario