13 naciones dicen que es hora de poner fin a la “postura política” y abrazar en la edición genética de cultivos

Los científicos de la agricultura han estado entusiasmados con la edición de genes desde su debut hace varios años. La tecnología reduce drásticamente el tiempo y los gastos necesarios para desarrollar cultivos con rasgos deseables como resistencia a enfermedades y nutrición mejorada. Y dado que no implica mover ADN entre especies, los investigadores tienen la esperanza de que la edición de genes no provoque una reacción pública como lo hicieron los OGM en 1996. Los funcionarios en los EE. UU. Han establecido muy pocos obstáculos reglamentarios para los cultivos con ediciones genéticas, argumentando Que los cambios diminutos imitan lo que ocurre en la naturaleza. Pero quedan preguntas sobre cómo otras naciones regularán la tecnología.

Durante el verano, la Unión Europea tomó una decisión política controvertida para regular la edición de genes bajo los protocolos de OGM que tienen 17 años, mucho antes de que incluso se descubriera la edición de genes. La decisión casi aseguró que la tecnología no se utilizará en toda la UE y ha indignado a los científicos en Europa e incluso a algunos gobiernos individuales. Pronto surgió la pregunta: ¿Cómo reaccionaría el resto del mundo a las posiciones opuestas polares establecidas por la UE y los Estados Unidos?

Ahora estamos recibiendo algo de claridad. Una coalición de 13 países anunció esta semana que “apoyaría políticas que permitan la innovación agrícola, incluida la edición del genoma”. Detallaron sus prescripciones de políticas en un comunicado publicado en una reunión de la Organización Mundial del Comercio en Ginebra, Suiza, el 2 de noviembre. Los signatarios incluyen a Argentina. Australia, Brasil, Canadá, Colombia, República Dominicana, Guatemala, Honduras, Jordania, Paraguay, Estados Unidos, Uruguay, Vietnam y la Secretaría de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental.

“Las técnicas de biotecnología de precisión, en su conjunto, constituyen una herramienta esencial para la innovación agrícola”, se lee en el comunicado. “Su uso les brinda a los agricultores acceso a productos que aumentan la productividad y preservan la sostenibilidad ambiental”. La declaración no vinculante es un intento de contrarrestar la “desinformación y postura política” que está creando obstáculos para la edición de genes agrícolas, dijo el secretario de USDA, Sonny Perdue.

En julio, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJUE) dictaminó que los cultivos modificados genéticamente deberían ser regulados como OGM, lo que debido a las regulaciones bizantinas de Europa no garantiza la aprobación de ningún cultivo editado genéticamente. Los investigadores utilizan técnicas de edición de genes para agregar o eliminar genes del genoma de un organismo. El proceso generalmente no implica transferir ADN entre especies como en la transgénesis clásica. Las plantas desarrolladas con estas nuevas técnicas de reproducción a menudo se llaman “cisgénicas” como resultado, y no deberían ser reguladas como los cultivos transgénicos porque imitan lo que ocurre en la naturaleza, dicen los expertos.

“La biotecnología de precisión crea productos finales que no son diferentes de [aquellos creados con] la reproducción tradicional [de plantas]”, dijo el horticultor de la Universidad de Florida, Kevin Folta, al GLP por correo electrónico. “No hay razón para regularlos con más rigor”.

La decisión del TJUE envió ondas de choque a la comunidad científica y provocó un debate mundial sobre la edición de genes agrícolas. Muchos científicos de plantas europeos comenzaron a cerrar sus laboratorios y abandonaron el continente en respuesta a la decisión, temiendo que las regulaciones de la UE ahogaran su investigación. A los expertos también les preocupa que el enfoque de precaución de Europa para la biotecnología de cultivos ayude a los funcionarios del mundo en desarrollo a rechazar la edición de genes, donde la tecnología podría ayudar a los agricultores a combatir las enfermedades de las plantas que pueden diezmar los cultivos básicos.

Los Estados Unidos han defendido vigorosamente la edición de genes agrícolas en los meses posteriores a la decisión del tribunal europeo, liderado por Perdue en el USDA. En agosto, el Secretario de Agricultura criticó la decisión del TJUE como “regresiva” y “desactualizada”. El USDA también aprobó varios cultivos modificados genéticamente, incluida una variedad de trigo alto en fibra que se espera que llegue al mercado en los próximos dos años. El reciente acuerdo comercial de América del Norte, firmado en octubre por México, Canadá y los Estados Unidos, incluyó de manera similar disposiciones “basadas en la ciencia” diseñadas para estandarizar la regulación de las semillas editadas genéticamente entre los tres países.

La nueva declaración de la OMC apunta a expandir esta “armonización” regulatoria más allá de América del Norte al proporcionar las “pautas necesarias para prevenir las asimetrías regulatorias y, a su vez, una potencial interrupción del comercio”. Dada la respuesta de Europa a la edición genética, Perdue agregó que “es gratificante … los aliados se unen bajo el paraguas de la OMC para abrazar públicamente sistemas regulatorios basados ​​en la ciencia que nos permitirán desbloquear el enorme potencial de estas nuevas tecnologías “.

Folta agregó que la declaración es un gran paso en la dirección correcta. “En la época en que se toman tales decisiones basadas en el miedo y la desinformación, es asombroso ver la política de la OMC basada en la evidencia. Me complace que la OMC esté del lado de la ciencia y que haga sus declaraciones de política correctas “.

FUENTE

Deja un comentario